Slieve League

Menos conocidos que los acantilados de Moher, estos imponentes acantilados son un espectáculo de la naturaleza, escondidos en una parte remota del Donegal.

Si os gustan los acantilados y los lugares solitarios e inexplorados, donde sólo se oye el sonido del viento, entonces Slieve League es vuestro lugar.

Estos acantilados del Donegal son los más altos de Europa (más de 600 metros de altura) y mucho menos conocidos que los Cliffs of Moher en el condado de Clare.

Cómo llegar

Los Slieve  League están ocultos tímidamente en su pequeño lugar aislado: pocos signos indican su presencia llegando de Teelin y Bunglass. Para llegar a ellos hay que subir antes por una carretera empinada y sinuosa en medio de brezales desiertos y casas perdidas y luego cruzar una verja y continuar la subida hasta arriba.

Durante la última parte del camino os parecerá haber llegado a las fronteras del mundo, en una tierra inexplorada y virgen habitada sólo por ovejas y algún viajero solitario que decidió recorrer este tramo a pie. Cada curva es un placer para los ojos y el perfil irregular pero dulce de los acantilados os dará la bienvenida en su regazo materno, en el verde cegador de los prados y con el olor a hierba mojada.

Al final de la subida no os esperarán gigantescos centros de visitantes, sino sólo un simple aparcamiento, una área de picnic y uno de los senderos más bellos de Irlanda: una escalera apenas visible hecha de piedras irregulares pequeñas y resbaladizas que os ofrecerá uno de los espectáculos más emocionantes de la isla.

Frente a vosotros se abrirán, a menudo ocultos por las nubes bajas, estos acantilados salvajes, afilados como los dedos de un pianista, elegantes como una mano enguantada, silenciosos como una canción de cuna: sólo escucharéis los graznidos de las gaviotas, el rugido lejos de las olas rompiendo en las rocas y el sonido regular de vuestra respiración mientras afrontáis la subida. No hay palabras para describir la belleza infinita de este lugar arcano, atávico y misterioso en su simplicidad. Habría que sentarse en una roca y contemplar durante horas la belleza que cambia de forma con la mutación de luces y sombras.

Consejos

  • Al llegar a la zona de aparcamiento en la base de los acantilados se puede tomar la decisión de dejar el coche y caminar: 45 minutos para 4/5 kilómetros casi todo cuesta arriba.
  • Si decidís ir en coche, no os olvidéis de cerrar la puerta de la verja.
  • El camino escénico en los acantilados es peligroso después de la lluvia: las piedras son planas y resbaladizas y miran hacia el precipicio. Tened mucho cuidado sobre todo si viajais con niños y en los días de viento fuerte.
  • En el estacionamiento superior no encontraréis nada más que los acantilados: ni baños, ni bar, ni otra forma de refresco.
  • Si los acantilados están inmersos en la niebla, pero el día es incierto y ventoso esperad un poco: las nubes podrían abrirse y permitir las maravillosas vistas de las Slieve.

Mapa

Alojamientos Slieve League

¿Buscas un alojamiento cerca de Slieve League?

Pulse aquí para ver todos los alojamientos disponibles cerca de Slieve League
Mostrarme precios