Península de Inishowen

Al llegar a la península de Inishowen se experimenta la extraña sensación de haber llegado a las fronteras del mundo, en un lugar remoto, fascinante y encantador.

La península de Inishowen no es sólo uno de los rincones más remotos, sino también uno de los más sugestivos de Irlanda.

Aquí se alternan entre las apacibles aguas de los lagos y calas escondidas del Atlántico, playas de ensueño, como la Bahía de Kinnego, Culdaff, de Tullagh y Pollan, los acantilados más majestuosos como los de Malin y Dunaff, césped verde que llega hasta el mar, páramos barridos por el viento que sopla sin descanso moviendo la hierba húmeda del rocío y agitando el mar tempestuoso.

Es una tierra dura, solitaria, difícil de amar, pero que os conquistará si tenéis la paciencia para descubrirla sin prisas recorriendo sus carreteras desiertas con vistas a sus bahías incontaminadas; os parecerá estar fuera del mundo.

Aquí se siente la extraña sensación de haber aterrizado en el borde del mundo, donde todo adquiere un tamaño pequeño y simple: el supermercado del pequeño pueblo se convierte mágicamente en oficina de correos, quiosco, tienda de juguetes y farmacia para satisfacer todas las necesidades diarias.

Consejos

Qué ver

Donde esta

Veer Hoteles de esta área
Alojamientos Península de Inishowen

¿Buscas un alojamiento cerca de Península de Inishowen?

Pulse aquí para ver todos los alojamientos disponibles cerca de Península de Inishowen
Mostrarme precios
¿Es útil para ti este artículo?

Ttu opinión es muy importante para nosotros, vamos a saber lo que piensa con las estrellas

Compartir