Península de Dingle

La península de Dingle es uno de los lugares más salvajes, incontaminados y fascinantes de toda la isla: parece haber llegado al fin del mundo.

La península de Dingle es uno de los lugares más bonitos de Irlanda, con sus paisajes salvajes y todavía casi completamente intactos: aquí domina el mar tempestuoso que se rompe en las rocas afiladas y un color verde oscuro, que abraza la mirada. En este rincón en el borde del mundo parece sobresalir hacia el océano y el clima cambia bruscamente dependiendo del viento.

Aunque uno de los actrativos más conocidos es el delfín Fungi, famoso “habitante” de la bahía de Dingle, los lugares que os sorprenderán y que dejarán una impresión duradera en vuestra memoria son los paisajes costeros que conducen a la hermosa Slea Head, el punto de la península más occidental. O la carretera que sube a Ballyferriter y a las Three Sisters Headland, entre sellos de tierra con mil tonos de verde y un mar turquesa que enmarca este hermoso tramo de costa.

Para visitar la península de Dingle se recomienda atajar el centro pasando por el Connor Pass, un paso alto y estrecho que de Kilcummin conduce a la ciudad de Dingle: si el clima es favorable, la impresionante vista se extiende al norte hacia los lagos glaciares, Rough Point, el Monte Brandonper y al sur hasta Dingle y las Skellig Islas enfrente de la península de Iveragh.

Aquí, en el corazón de la Gaeltacht, encontraréis evidencias de antiguas tradiciones y del idioma irlandés, el gaélico, vivo y hablado todos los días hasta el punto de que las señales de tráfico son bilingües. Entre sensacionales vistas y una naturaleza virgen también se pueden admirar varios yacimientos arqueológicos que dan testimonio de la vida en la Edad del Hierro y de los retiros esperituales de santos y ermitaños que eligieron estas tierras para su soledad.

 

Qué ver

  • Dingle (An Daingean): la animada capital de esta pequeña península encanta con sus colores y su música en vivo en los muchos pubs de la ciudad.
  • Dunbeg Fort (An Dún Beag): este fuerte de la edad de la piedra ahora parece vacilar bajo la fuerza del viento y el rugido del mar. Permanecieron 4 anillos de tierra y 5 trincheras que sostienen muros de 3 metros de alto dentro de los cuales se encuentra el clochán, una antigua cabaña.
  • Beehive Huts son numerosos edificios circulares de piedra conservados a la perfección.
  • Blasket Heritage Centre (Ionad an Bhlascaoid): si no tenéis tiempo y ganas de visitar el archipiélago este pequeño museo al norte de Dunquin permite conocer la historia de las islas con artefactos originales.
  • Garden Centre-Colàiste: hacia Ventry se encuentran 5 piedras ogámicas del III y IV siglo.
  • Reask Monastic (An Riasc): este sitio monástico tiene los restos del oratorio y de las células en piedra, con un techo abovedado en torno a la Reask Pillar Stone con dibujos celtas y cristianos. Todo sumergido en el maravilloso espectáculo de los brezos y de las fucsias en floración.
  • Gallarus Oratory (Séipéilín Ghallrois): este oratorio de piedra (siglos VIII y VII) es uno de los mejor conservados de Europa, y se caracteriza por la cobertura de quilla de barco volcada. El oratorio fue salvado milagrosamente de la destrucción vikinga y normanda.
  • Gallarus Castle: es una casa-torre bien conservada del 1400 y ofrece una magnífica vista sobre el Smerwick Habour.
  • Kilmalkedar (Cill Maolchéadair): en el cruce de Murreagh se encuentra esta hermosa iglesia de estilo románico irlandés.
  • Bahía de Brandon: el magnífico Brandon Creek es una brecha profunda en la costa del norte de la península y se cuenta que desde aquí San Brendan habría salido hacia América.
  • Muy cerca se encuentra la impresionante fortaleza con forma de anillo Ballynavenooragh (Cathair na bhFionnùrach) que tiene una muralla de 3 metros de ancho y 2 de alto que rodea un pequeño edificio.
  • Si os gusta el surf, tenéis que ir a la pequeña península Maharees que separa la Bahía de Brandon de la de Tralee.
  • No os perdáis la playa de Inch, blanca, interminable y muy encantadora.
  • Blasket Islands son una meta imperdible para todos los amantes de la historia y  de la naturaleza.

Excursiones a la península de Dingle

Los amantes del trekking encontrarán en la península de Dingle el lugar perfecto para realizar rutas y senderos y descubrir la naturaleza virgen.

  • La caminata más famosa y popular es sin duda el Dingle Way, un circuito peatonal de 179 km, que sigue paso a paso la costa y permite admirar las vistas más espectaculares de la península. Se puede recorrer en su totalidad (con una duración total de 7 días), seguir sólo algunos tramos o incluso hacerla en bicicleta con la variante del Connor Pass en lugar del Monte Brandon.
  • Subida del Monte Brandon: el itinerario se inicia en Cloghane, cerca de Faha y requiere ropa adecuada y un control de las condiciones meteorológicas.
  • Paseo en el fuerte Benagh: también esta excursión necesita una adecuada preparación. El tramo de costa entre Brandon Point y Brandon Head es absolutamente espectacular.
  • Beenoskee: este fácil paseo transcurre alrededor de dos estanques cerca de Stradbally.
  • Visita guiada al Loch a Duin: de Kilmore Cross sale este sendero naturalístico y arqueológico que atraviesa propiedades privadas y que os llevará a descubrir algunos testimonios de la Edad del Bronce, entre dólmenes, clochans, rock art y wedge tombs en el transcurso de 2 / 3 horas.
  • Paseo por las dunas de la playa de Fermoyle.
  • Paseo de Loch An Mhonain.
  • Excursión a Arraglen que a través de los acantilados conduce a una piedra orgámica.

Eventos

  • Feile Lughnasa: festival de la cosecha celta que tiene una duración de cuatro días.

Mapa

Alojamientos Península de Dingle

¿Buscas un alojamiento cerca de Península de Dingle?

Pulse aquí para ver todos los alojamientos disponibles cerca de Península de Dingle
Mostrarme precios