Abadía de Kylemore

La Abadía de Kylemore es uno de los edificios más fotografiados de Irlanda, gracias a su pintoresca ubicación con vistas al lago en medio de las colinas de Connemara.

La Abadía de Kylemore está situada en el corazón de la hermosa región de Connemara, en la Ruta Salvaje del Atlántico, encaramada a orillas de Pollacapall Lough, rodeada de montañas y encantadores bosques.

Es un imponente edificio neogótico, del siglo XIX, con una vista espectacular, a orillas de Kylemore Lough, enmarcado por los Doce Bens.

La abadía, que parece más un encantador castillo de cuento de hadas que un lugar religioso, es sin duda uno de los edificios más fotografiados de Irlanda, con su impresionante exterior neogótico con el salvaje y hermoso Connemara como telón de fondo.

Qué ver en la Abadía de Kylemore

Uno de los mejores lugares para fotografiar la abadía es en realidad el aparcamiento para visitantes, que está al otro lado de Pollacapall Lough. Desde aquí, puedes admirar el edificio con sus encantadoras vistas y su reflejo en el agua, con el hermoso telón de fondo de las montañas.

Tras admirar las magníficas vistas, puedes decidir visitar el interior de la abadía con un recorrido autoguiado por la planta baja y sus salas de época bellamente restauradas. Las habitaciones cuentan la historia de los propietarios originales de la abadía, la familia Miller.

Lo que hace que entrar en el castillo sea realmente interesante es la magnífica finca con sus 2,5 hectáreas de bosque y su jardín victoriano, restaurado a su antigua gloria. Desde la abadía, también hay magníficos senderos que te permiten admirar encantadoras vistas del paisaje de Connemara.

Abadía de Kylemore

1Kylemore Abbey, Pollacappul, Co. Galway, Irlanda (Sitio web)

Inaugurada en 2019, la Experiencia para Visitantes cuenta las historias de muchas generaciones de personas que han vivido, trabajado, estudiado y rezado entre los sólidos muros de granito de la Abadía de Kylemore, mediante el uso de fotografías históricas, presentaciones audiovisuales, exposiciones de objetos del archivo del castillo, trajes y salas de época bellamente restauradas.

Durante el recorrido, podrás admirar las salas restauradas de la Abadía para retroceder en el tiempo y explorar la biblioteca y el estudio de Henry Mitchell, con retratos parlantes y efectos audiovisuales ocultos que hacen real la ilusión de la vida en el castillo. Continuarás el recorrido siguiendo el camino que te lleva por las distintas estancias donde el duque y la duquesa de Manchester, los sucesivos propietarios del castillo, agasajaban a los invitados y pasaban sus ratos de ocio.

Iglesia neogótica de la Abadía de Kylemore

2Pollacappul, Co. Galway, Irlanda (Sitio web)

La iglesia neogótica de la Abadía de Kylemore está a cinco minutos a pie de la abadía, a orillas de Pollacapall Lough. A menudo se la apoda la catedral en miniatura, gracias a un espléndido techo arqueado, ventanas finamente talladas y magníficas columnas de mármol procedentes de cada una de las cuatro regiones marmóreas de Irlanda.

Construida en 1881, la iglesia fue encargada por Henry Mitchell en honor de su difunta esposa Margaret, que murió de disentería durante unas vacaciones en Egipto. Una mirada más atenta revela bellos detalles, como flores talladas, rasgos angelicales y pájaros. No son típicos de una estructura gótica, pero constituyen un claro homenaje de Mitchell a su esposa.

Jardín amurallado victoriano

353°33'51. 9°54'35., 8, Leinster House, 50 Leinster Rd, Pollacappul, Dublin 2, Irlanda

La abadía de Kylemore cuenta con un hermoso jardín amurallado victoriano que data de finales del siglo XIX. En su apogeo, había 21 invernaderos con calefacción y 40 jardineros cuidando las plantas. El jardín era extremadamente avanzado para su época y llegó a compararse con los Kew Gardens de Londres.

El jardín, de unos 2,5 hectáreas, está dividido en dos por un hermoso arroyo de montaña. La mitad oriental comprende el jardín de flores formal, los invernaderos y la casa del jardinero jefe. La mitad occidental contiene el huerto, el borde herbáceo, los árboles frutales, un jardín de rocas y un jardín de hierbas. Saliendo por la puerta oeste, se puede visitar la plantación de robles jóvenes, a la espera de ser replantados alrededor de la finca. Aquí también encontrarás el helecho de sombra, un elemento típico de cualquier jardín victoriano.

Con vistas al jardín, hay un salón de té donde puedes tomarte un descanso con café, té y pasteles, dentro o fuera en mesas de picnic.

El Mausoleo

Escondido en un lugar tranquilo a lo largo de la avenida arbolada está el Mausoleo de Margaret y Henry Mitchell. Este sencillo edificio de ladrillo es un modesto lugar de descanso con un aura de paz y serenidad.

Cuando Margaret murió durante unas vacaciones familiares en Egipto en 1874, su cuerpo fue embalsamado para preparar un viaje de vuelta a Irlanda. Según el folclore local, sus restos, bellamente conservados, se colocaron en un ataúd de cristal, presumiblemente con las manos apoyadas serenamente bajo las mejillas.

Con el tiempo, los restos de Margaret fueron depositados en el pequeño mausoleo del bosque donde en 1910, tras su muerte en Londres, también fue enterrado su gran amor Henry Mitchell. Aunque la hermosa iglesia neogótica se terminó de construir en 1881, nunca se ha depositado en sus criptas a ningún miembro de la familia Henry.

Mapa

En el siguiente mapa puedes ver la ubicación de los principales lugares de interés de este artículo

Paseos por la Abadía de Kylemore

La finca de Kylemore tiene la suerte de albergar uno de los raros bosques de Connemara. El propio nombre «Kylemore» deriva del antiguo topónimo irlandés Coill Mor, que significa Gran Bosque.

Cuando la familia Henry se instaló en el valle, decidió revivir el antiguo esplendor de los bosques de Kylemore, plantando 300.000 árboles autóctonos, alóctonos y ejemplares recogidos de todo el mundo. Con el paso del tiempo, estos bosques han crecido bajo la influencia del clima oceánico, con elevadas precipitaciones y pocas fluctuaciones de la temperatura media anual, condiciones perfectas para una vegetación rica en líquenes, hongos, musgos y helechos.

La finca de 1.000 acres de Kylemore está surcada por una serie de hermosos paseos junto al río y al lago que siguen antiguos senderos aptos para todas las edades. Todos los paseos y senderos están incluidos en tu billete. Te recomendamos que lleves buen calzado y consultes las señales de cada sendero. Así podrás admirar hermosos paisajes de Connemara.

Paseo por el río Dawros

Características: 1 km – 30 min a pie – camino de grava.

Tres puntos de observación a lo largo del río Dawros invitan a los visitantes a disfrutar de su suave caudal, observando su ecosistema, los campos circundantes y los valles en tres puntos de parada distintos: Racecourse Panorama, Paidín Mórs Bridge y Salmon Run.

Bucle del Castaño

Características: 200 metros – 5min a pie – camino de grava irregular

Este sendero circular conduce a través de un sinuoso túnel en forma de herradura, pasando por el Pony Paddock y, finalmente, de vuelta a un imponente castaño de Indias. Un paseo maravilloso para disfrutar en todas las estaciones.

Sendero de flora, fauna y folclore

Características: 1 km – 30 minutos a pie – camino de grava – se requiere buen calzado.

El sendero de 1 km lleva a los visitantes a una parte poco conocida de la finca, por un camino sinuoso a través de campos, prados y bosques, que ofrece vistas espectaculares de los Doce Bens. Verás algunas de las flores silvestres más reconocibles de Irlanda y, con suerte, la fauna local.

Sendero de los Árboles

Características: discurre por las avenidas principales de la finca con senderos pavimentados y de grava.

Es un sendero que abarca gran parte de la finca y te guiará por 25 especies diferentes de árboles que viven en Kylemore. Este recorrido autoguiado te dará información sobre cada uno de los árboles, sus orígenes, características distintivas y usos modernos.

La Cascada de Sruffaunduff

Disfruta de las espectaculares vistas de una de las mayores cascadas de la zona. Tras años de crecimiento, la cascada recién descubierta es un lugar espectacular, sobre todo después de un fuerte aguacero, y fue una atracción clave para Henry Mitchell y sus contemporáneos victorianos.

La historia de la Abadía de Kylemore

La historia de la Abadía de Kylemore es trágica y dura más de 150 años, desde que puso la primera piedra una mujer llamada Margaret Vaughan Henry.

Margaret era la esposa de Mitchell Henry, un experto patólogo y cirujano ocular de Manchester de ascendencia irlandesa. Cuando la pareja se casó, a mediados de la década de 1840, pasaron la luna de miel en el oeste de Irlanda. Fue entonces cuando vieron por primera vez un pabellón de caza en el valle de Kylemore: la pareja se enamoró perdidamente de Connemara. A la muerte de su padre, Mitchell se hizo inmensamente rico y decidió abandonar su carrera médica, pasándose a la política liberal y trasladándose a Kylemore.

En 1874, un par de años después de la finalización de la abadía de Kylemore, la familia Henry hizo un viaje a Egipto, durante el cual Margaret cayó enferma. Murió trágicamente con sólo 45 años. El cuerpo de Margaret fue llevado de vuelta a Kylemore, donde sus restos fueron depositados en un mausoleo de ladrillo rojo en los bosques de la finca.

En 1920, la casa fue comprada por las monjas benedictinas irlandesas, una comunidad de religiosas que habían huido a Ypres, Bélgica, en 1665 para escapar de la persecución religiosa en Irlanda. Tras los intensos bombardeos de Ypres durante la Primera Guerra Mundial, las monjas regresaron a Connemara y convirtieron el castillo en lo que se convirtió en la primera abadía benedictina irlandesa.

Más tarde se estableció un internado internacional y una escuela diurna para niñas locales, que cerró en 2010. En 2015, la abadía se asoció con la Universidad de Notre Dame (en Estados Unidos) y 100 estudiantes se trasladaron aquí. En 2022, la abadía de Kylemore fue aceptada en la congregación benedictina inglesa, que cuenta con otros 245 miembros.

Horarios de apertura y entradas

Los días de apertura varían según la época del año, sin embargo, a partir del 9 de enero, la abadía está abierta de viernes a domingo, de 10.00 a 16.30 h (con la última entrada a las 15.30 h).

El precio de la entrada incluye la visita a la abadía (en las partes visitables), los jardines victorianos, la iglesia neogótica y todos los senderos que serpentean por la enorme finca.

Para llegar a los Jardines Amurallados Victorianos tienes que dar un agradable paseo desde el Centro de Visitantes, por la orilla del lago Maladrolaun. Sin embargo, puedes tomar el autobús gratuito que sale del Centro de Visitantes cada 15 minutos.

Recorridos organizados

Aquí tienes algunas de las excursiones más populares que incluyen la Abadía de Kylemore. Las salidas son siempre desde Galway.

Cómo llegar a la Abadía de Kylemore

La mejor forma de llegar a la Abadía de Kylemore es en coche de alquiler, lo que te permitirá desplazarte por tu cuenta y contemplar las magníficas vistas de Connemara.

Si prefieres viajar en vehículo, tendrás que recurrir a los autobuses de Bus Eireann y Citylink. Como alternativa, varios operadores turísticos privados organizan excursiones de un día a Connemara durante todo el año, que incluyen una parada en la Abadía de Kylemore.

Informacion util

Dirección

Kylemore Abbey, Pollacappul, Co. Galway, Irlanda

Contactos

TEL: +353 95 52001

Horario

  • Lunes: 10:00 - 17:00
  • Martes: Cerrado
  • Miércoles: Cerrado
  • Jueves: 10:00 - 17:00
  • Viernes: 10:00 - 17:00
  • Sábado: 10:00 - 17:00
  • Domingo: 10:00 - 17:00

Donde esta Abadía de Kylemore

La Abadía de Kylemore está situada en el límite del Parque Nacional de Connemara, a 1 hora y 20 minutos del centro de Galway.

Alojamientos Abadía de Kylemore
¿Buscas un alojamiento cerca de Abadía de Kylemore?
Pulse aquí para ver todos los alojamientos disponibles cerca de Abadía de Kylemore
Ver disponibilidad