Connemara

Connemara encierra toda la esencia de Irlanda: una mezcla de páramos salvajes, oscuras ciénagas, costas pintorescas, playas de arena blanca y pueblos pesqueros.
Buscar Hoteles, Apartamentos y Casas
Buscar

Si buscas una imagen representativa de Irlanda, tienes que pensar en Connemara. En efecto, este encantador rincón encierra toda la esencia de Irlanda, formada por una dulce y poética unión de mar y tierra.

No es casualidad que Oscar Wilde describiera Connemara como una belleza salvaje y dicen que cuando visitas Connemara por primera vez «experimentas la verdadera belleza de Irlanda». Esta región salvaje y solitaria se encuentra en el extremo noroeste del condado de Galway, encajonada entre el océano Atlántico y Lough Corrib.

Te espera un paisaje increíble: en el interior encontrarás una mezcla de ríos, lagos, bosques, ricas praderas, colinas escarpadas y montañas espectaculares, mientras que junto al mar te toparás con una hermosa costa virgen de playas de arena y aguas azules.

De hecho, hay dos rutas distintas para visitar Connemara, dos rutas panorámicas diferentes que son ambas imperdibles y ofrecen vistas absolutamente espectaculares.

Qué ver en Connemara

A menos de una hora en coche de la ciudad de Galway, te verás catapultado a una zona salvaje escasamente poblada donde cada rincón revela su belleza virgen.

Parque Nacional de Connemara

1Letterfrack, Co. Galway, Irlanda (Sitio web)

El Parque Nacional de Connemara es un centro estatal de conservación de 2.000 hectáreas que comprende montañas, ciénagas y praderas con una maravillosa vida salvaje. Cuatro de las montañas pertenecen a la cordillera de Twelve Bens, incluida la más alta, Benbaun (730 metros). En el centro del parque está el valle de Glanmore, donde fluye el río Polladirk.

En el parque pueden verse vestigios de antiguos asentamientos, incluidas tumbas megalíticas de 4.000 años de antigüedad y señales de antiguas zonas de pastoreo. Se puede acampar dentro del parque, pero no es accesible en coche, sólo a pie o en bicicleta.

Abadía de Kylemore

2Kylemore Abbey, Pollacappul, Co. Galway, Irlanda (Sitio web)

Enclavado al pie de una verde montaña con vistas a Pollacapall Lough, este castillo de cuento de hadas tiene una historia romántica y un final no tan feliz.

Mitchell Henry y su esposa se enamoraron de este lugar en su luna de miel. Cuando más tarde heredó una considerable fortuna, Mitchell Henry se trasladó a Irlanda e hizo construir el castillo en 1868 como regalo para su esposa. El destino quiso que su esposa muriera prematuramente y que la finca se convirtiera en su memorial.

Sólo más tarde, en 1920, el castillo se convirtió en abadía benedictina para una comunidad de monjas, que aún habitan esta hermosa finca con habitaciones y jardines abiertos a las visitas públicas.

Hoy en día, la Abadía de Kylemore es uno de los lugares más fotografiados y fotogénicos de Connemara, gracias al encantador entorno que la rodea.

Sky Road

La Sky Road es una carretera panorámica en bucle de 20 kilómetros que parte de la ciudad más grande de Connemara, Clifden. Esta carretera circular está considerada por muchos como una de las mejores carreteras de Irlanda.

En un día despejado, las vistas de los espectaculares acantilados, montañas y paisajes marinos son absolutamente impresionantes. Además, aunque es una de las cosas más populares que hacer en Connemara, no está tan masificada como muchas otras atracciones turísticas de la Isla Esmeralda.

Hay varios miradores por el camino donde puedes parar y admirar las impresionantes vistas.

Letterfrack

Si buscas un pueblo pesquero irlandés realmente auténtico y encantador, lleno de carácter e historia, debes dirigirte a Letterfrack. Este animado pueblo tiene un ambiente único, gracias a sus coloridas casas

Útil como base para explorar Connemara, Letterfrack tiene muchas tiendas pintorescas en las que curiosear, estudios de artistas que descubrir y varios pubs acogedores en los que disfrutar de una pinta y relajarse tras un largo día. También es un lugar estupendo para visitar si te interesa escuchar buena música en directo. De hecho, muchos pubs y clubes ofrecen música tradicional irlandesa casi todas las noches.

Clifden

Clifden es la ciudad más grande y la capital no oficial de la región de Connemara. Además de ser el punto de partida del circuito Sky Road, merece la pena dedicar algo de tiempo a explorar Clifden.

La ciudad es muy pintoresca y hay varias tiendas agradables y pubs de ambiente para pasar las horas de la noche en compañía de excelente música tradicional irlandesa.

Inishbofin

6Middlequarter, Inishbofin Island, Co. Galway, H91 TC6C, Irlanda (Sitio web)

Situada a unos 10 kilómetros al oeste del pueblo pesquero de Cleggan, se puede llegar a ella en un trayecto de 30 minutos en ferry. Habitada por sólo unas 200 personas, Inishbofin también recibe el nombre de «la isla de la vaca blanca».

El paisaje es absolutamente impresionante y hay varios senderos que puedes recorrer para admirar las mejores vistas de la isla, el océano Atlántico y el continente al este.

Debido a su naturaleza remota, Inishbofin no es muy explorada por los turistas y puede ser un gran destino si buscas salirte de los caminos trillados de Connemara.

Isla de Omey

Un lugar poco conocido de Connemara es la isla de Omey, un pequeño islote al que sólo se puede llegar con la marea baja. Para llegar a la isla a pie, puedes aparcar el coche en el aparcamiento que hay al final de la carretera que bordea la Iglesia de Nuestra Señora Estrella del Mar, cerca de Claddaghduff.

Conviene informarse con suficiente antelación de los horarios de las mareas para evitar situaciones peligrosas. Una vez en la isla, disfrutarás de unas vistas espectaculares y tendrás una caminata relativamente fácil de 8 km de unas 2-3 horas. Asegúrate de salir con tiempo suficiente para volver a tierra firme antes de la marea alta.

Playa de Gurteen

8Irska, Irlanda

Situada cerca del pueblo de Roundstone, a semejanza de la playa de Dog’s Bay, la playa de Gurteen ofrece vistas ininterrumpidas de Erriberg y de la costa de Connemara.

La arena blanca y pura, resultado de restos de conchas fragmentadas, las aguas cristalinas y la vegetación barrida por el viento hacen que este paseo llano por la playa de 3 km de longitud sea memorable.

Dog's Bay

9Errisbeg West, Roundstone, Co. Galway, Irlanda (Sitio web)

Aunque puede que Irlanda no sea el primer destino que te venga a la mente si piensas en el mar, debes saber que Dog’s Bay, situada a pocos kilómetros al norte del pueblo de Roundstone, es una de las playas más bellas y vírgenes de Irlanda.

La suave arena blanca y el agua sorprendentemente azul te darán la ilusión de que has sido catapultado a los trópicos: sólo las temperaturas polares del agua te recordarán que estás en Irlanda.

Península de Renvyle

En el extremo occidental de Irlanda se encuentra la serena y tranquila península de Renvyle. Lejos de las presiones de la vida urbana, es un lugar perfecto para disfrutar del aire fresco del mar, la paz, la tranquilidad y la cercanía a la naturaleza.

En medio de este fascinante paisaje, encontrarás el muelle de Derryinver y el puerto de Ballinakill, dos de las reservas naturales más bellas de la zona. Allí podrás participar en pintorescos cruceros costeros, excursiones de pesca marítima y observar una extraordinaria variedad de aves marinas, focas grises, nutrias, delfines y marsopas que son visitantes frecuentes de esta zona.

Te encantarán las largas extensiones de playas de arena, los tranquilos barrancos, la naturaleza salvaje y la buena música tradicional irlandesa que sale de los viejos pubs de los pueblos.

Mapa

En el siguiente mapa puedes ver la ubicación de los principales lugares de interés de este artículo

Senderismo en Connemara

Con espectaculares cadenas montañosas, hermosas playas e impresionantes paisajes a la vuelta de cada esquina, Connemara es un lugar ideal para pasear y hacer senderismo, gracias a la variedad de paisajes y a un terreno que no es especialmente difícil ni desafiante.

Colina del Diamante

La pieza central del Parque Nacional de Connemara es el impresionante sendero de montaña hasta Diamond Hill. Este sendero artificial hasta la cima ofrece unas vistas espectaculares y es una gran opción para todos los excursionistas, incluidos los niños a partir de ocho años.

Hay cuatro senderos en la zona de Diamond Hill y por orden de dificultad son:

Ruta de la Colina Errisbeg

La ruta parte del pueblo de Roundstone hasta Errisbeg Hill (300 m). Es una caminata moderada y divertida para todas las edades.

Una vez alcanzada la cima, te verás recompensado con unas vistas espectaculares de la costa, incluidas las hermosas playas de Gurteen y Dog’s Bay.

Punto de partida: Roundstone
Distancia: 7 km
Duración: 3 horas

Lago Maumahoge en los Maumturks

Los Maamturks son una de las principales cadenas montañosas de Connemara, en el condado de Galway. Te esperan unas vistas incomparables de la magnífica naturaleza de Connemara, que incluye lagos, ríos, bosques de coníferas y montañas hasta donde alcanza la vista.

Esta excursión llega al hermoso lago Maumahoge, que incluye un bonito arroyo con cascada y unas vistas impresionantes de los picos Maumturk y Twelve Bens y del valle Inagh, más abajo. La ruta de ida y vuelta incluye empinadas laderas abiertas, ciénagas y rocas a lo largo de unos 6 km y un desnivel total de 450 m, que se ve recompensado en la cima por el maravilloso rasgo glaciar del lago Maumahoge.

Punto de partida: Valle de Inagh
Distancia: 6 km
Duración: 3,5 horas

Vía Verde de Connemara

La Vía Verde de Connemara es un proyecto en curso para desarrollar una ruta a pie y en bicicleta entre Galway y Clifden, diseñada en dos tramos: Oughterard y Clifden el primero y Galway y Oughterard el segundo. Una vez completada, la ruta ofrecerá al público 76 km de ciclismo sin tráfico a través de algunos de los paisajes más bellos de la costa oeste de Irlanda.

Hasta la fecha, se han completado dos tramos, uno de 6 km en Ballynahinch y otro de 3,5 km en Clifden. También hay un tercer tramo que va desde el canal de la ciudad de Galway, desde el río Corrib, hasta el campo de deportes de Dangan, de 4 km.

Rutas en coche por Connemara

Connemara es una increíble mezcla de tierra y mar: por un lado, ciénagas y brezales y alturas barridas por el viento; por otro, una maravillosa extensión de mar, llena de pueblos pesqueros, ensenadas de postal e increíbles playas de arena blanca.

Nuestro consejo es que hagas un recorrido circular, que te permita admirar las dos caras de este espectacular panorama.

La ruta costera

La palabra Connemara significa Sea Creeks en gaélico y eso es exactamente lo que significa. La costa es una sucesión de pequeñas ensenadas y playas de maravillosa arena blanca, como Dog’s Bay, ocultas a la vista de los turistas apresurados.

También hay numerosos pueblos pesqueros como Roundstone y Carna, donde se balancean los barcos amarrados. Las bahías están salpicadas de pequeños islotes, algunos de los cuales, como Lettermore, Gorumna y Lettermullan, están unidos a tierra firme por puentes o estrechas penínsulas que se ramifican en el mar como dedos. La ruta costera te lleva desde la bahía de Kilkieran hasta Clifden y la espectacular vista del único fiordo de la isla, Leenane.

Un rincón verdaderamente pintoresco de Connemara es la bahía de Kilkieran. Tras visitar Coral Strand, una playa enteramente compuesta de fragmentos de coral y conchas, la bahía de Kilkieran se abrirá ante ti como un auténtico laberinto. De hecho, está formada por una serie de islotes de asombrosa belleza, envueltos en una total reclusión y aislamiento, unidos entre sí por calzadas y pequeños puentes. Ten cuidado con el riesgo de perderte y tardarás algún tiempo en conseguir volver a la carretera principal en dirección a Carna.

Tampoco te pierdas la sublime costa norte de Connemara, que muchos se saltan precipitadamente: aquí los paisajes montañosos, austeros y salvajes se funden con el panorama del océano embravecido. Justo a las afueras de Clifden comienza la Sky Road, una ruta en bucle que sigue un paisaje costero escarpado, salvaje y solitario pero de una belleza sin límites. A lo largo de los 12 kilómetros de esta ruta podrás admirar hermosos paisajes en compañía de nada más que el viento y las ovejas. El recorrido también puede hacerse en bicicleta.

La península de Renvyle, pequeña y poco conocida, en un día claro puede ofrecer un juego caleidoscópico de colores: el mar cobalto, el blanco de las pequeñas playas como la espléndida media luna de Rosroe Qay, el cielo de muchos tonos de azul, el esmeralda cegador de la hierba mecida por el viento, las colinas de color marrón oscuro como la turba y el color pizarra de las rocas moldeadas por el mar y el viento, el amarillo de las aliagas que cubren las praderas alrededor de Lough Fee.

El camino del interior

Adentrándote en cambio en el corazón de Connemara, por la R344 y la N59, encontrarás un panorama absolutamente único: un paisaje salvaje y verde, salpicado de turberas con estanques y lagos profundos, con campos divididos por típicos muros de piedra donde pastan libremente ovejas y carneros.

Todo ello enmarcado por la cordillera de los Doce Bens, que se eleva como una corona majestuosa sobre esta tierra famosa por sus ponis y sus paisajes encantadores.

Lo que deja boquiabiertos a los turistas son los colores, que cambian bruscamente a medida que cambian la luz y las nubes. De hecho, el viento racheado que sopla desde el océano hace que el tiempo sea impredecible y que en cuestión de minutos puedas admirar unas vistas absolutamente espectaculares. En Connemara, el cielo azul se refleja en las numerosas masas de agua que salpican la tierra oscura de turba, como Lough Inagh, en el pintoresco valle de Lough Inagh, al norte de Recess, y Derryclare Lough.

Cómo llegar a Connemara

Si quieres salirte de los caminos trillados y explorar Connemara sin prisas ni limitaciones, te recomendamos encarecidamente que alquiles un coche a tu llegada al aeropuerto de Dublín, que está a casi 300 km. Cuando conduzcas por esta zona, debes acordarte de tener cuidado con las ovejas: a menudo invaden las carreteras y tendrás que tener mucha paciencia para evitar que se asusten. Además, las carreteras son pequeñas y estrechas y el firme está lleno de baches por la presencia de ciénagas bajo el asfalto.

Por otra parte, los autobuses públicos que conectan ciudades importantes como Galway y Westport no llegan a las localidades más remotas y son poco frecuentes. Por esta razón, moverse por el condado de Galway en transporte público puede resultar bastante difícil y te impediría admirar las vistas más fascinantes y solitarias.

Quienes dispongan de poco tiempo y no cuenten con medios de transporte propios pueden confiar en las excursiones organizadas en autobús turístico que parten de Galway o Dublín. Suelen ser excursiones de un día que tocan los lugares más importantes de Connemara.

Excursiones desde Galway

Dónde alojarse en Connemara

Connemara es principalmente una zona solitaria y salvaje, con pocas ciudades y pueblos. Sin embargo, hay muchos pintorescos B&B y hoteles para elegir repartidos por toda la región.

Una forma estupenda de explorar la región es dormir en Clifden, utilizándola como base estratégica: la ciudad es animada y popular y seguro que encuentras un alojamiento que se adapte a tus necesidades.

Buscar
Ofrecemos las mejores tarifas Si encuentra menos, le reembolsaremos la diferencia.
Cancelación gratuita La mayoría de los alojamientos le permiten cancelar sin penalización.
Asistencia telefónica h24 en español Para cualquier problema con el hotel, Booking.com lo resolverá.

Hoteles recomendados en la zona Connemara

Hotel
Connemara Coast Hotel
Furbo - Cushmaigmore H91 KX27Medidas extra sanitarias
8,5Fabuloso 3.068 opiniones
Reservar
Hotel
Leenane Hotel
Leenaun - Clifden RoadMedidas extra sanitarias
9,0Fantástico 3.033 opiniones
Reservar
Hotel
Lady Gregory Hotel, Leisure Club & Beauty Rooms
Gort - Ennis Road
7,9Bien 1.311 opiniones
Reservar
Ver todos los alojamientos

Donde esta Connemara

Connemara se encuentra en el corazón del condado de Galway, a unos 300 km de Dublín y 80 km de Galway.

Lugar en los alrededores