Acantilados de Moher

Los Acantilados de Moher son una de las atracciones turísticas más conocidas y fascinantes de Irlanda: imponentes acantilados de 214 metros de altura que sobresalen del mar.

Si te preguntas cuál es una atracción imprescindible en Irlanda, la respuesta es fácil: los magníficos Acantilados de Moher (Cliffs of Moher).

De hecho, los Acantilados de Moher (Ailltean Mhothair, que significa «acantilados de la ruina» en gaélico irlandés) son uno de los lugares más evocadores y fascinantes de la isla y tienen unas cifras importantes: miden 8 kilómetros de largo y alcanzan una altura máxima de 214 metros. Este popular destino turístico es una parada imprescindible que debes incluir en un primer viaje a Irlanda.

Caminar por los acantilados con vistas al mar es una sensación única, es como estar en el borde del mundo y la vista alcanza su punto más poético cuando se iluminan los colores de la puesta de sol: la mayoría de los turistas ya han emprendido el camino de vuelta y la paz sólo se ve interrumpida por el vuelo de los pájaros, el sonido del viento y las olas rompiendo en las rocas.

Al ser tan pintorescos, también han sido escenario de muchas películas famosas, como Harry Potter y el Príncipe Mestizo, La Princesa Prometida y La Hija de Ryan.

Qué ver en los Acantilados de Moher

Los Acantilados de Moher son una parte importante del paisaje costero del oeste de Irlanda. Se distinguen por su imponente altura, que cae abruptamente al mar por debajo, y por sus escarpadas formaciones rocosas.

Desde arriba, puedes ver chimeneas, cuevas y un variado perfil costero. Lo más destacado es el Branaunmore Stack, de 67 metros de altura. Antes formaba parte de los acantilados, pero se ha separado debido a la erosión.

Los Acantilados de Moher forman parte del Geoparque Mundial del Burren y los Acantilados de Moher de la UNESCO: debido a su elevado número de especies de aves, esta zona se convirtió en un área protegida especial para la vida salvaje a finales de la década de 1970.

Centro de Visitantes

Duramente criticado en su inauguración, el Centro de Visitantes de los Acantilados de Moher es el punto central para todos los que visitan la zona: aquí encontrarás aseos, cafetería, zonas de refrigerio, todo ello accesible para discapacitados. El centro también ofrece otros servicios gratuitos, como préstamo de prismáticos y mantas de picnic, una estación de recarga de agua, recarga de teléfonos y consigna para el equipaje.

En realidad, recuerda mucho a la casa de los hobbits de El Señor de los Anillos: enclavada en la ladera, su singular estructura en forma de cueva alberga toda una gama de instalaciones y atracciones subterráneas. El diseño ecológico tiene un impacto visual mínimo en el paisaje circundante y complementa la belleza natural de los acantilados.

La pieza central del Centro de Visitantes es un espacio de exposición circular con techo abovedado, de 25 metros de diámetro. Te sumergirás en una exposición interpretativa, que no sólo da vida a la historia de los acantilados, presentando la geología, la fauna y los aspectos humanos, sino que también extrae historias e información de todo el condado de Clare e Irlanda. Para dar vida a los distintos aspectos de los acantilados, la cúpula está organizada en cuatro áreas temáticas principales: Océano, Roca, Naturaleza y Hombre.

Torre de O’Brien

Situada en el centro de la zona de visitantes, la Torre de O’Brien data de 1835 y se construyó para los turistas de la época como mirador sobre los acantilados.

En un día despejado, la vista puede extenderse hasta Loop Head, en el extremo sur del condado de Clare, y más allá de las montañas del condado de Kerry. Sin embargo, si miras hacia el norte, puedes ver la silueta de los Doce Bens de Connemara más allá de la bahía de Galway. La vista de las islas Aran está casi siempre garantizada, a menos que la visibilidad se vea comprometida por la niebla.

Éste es uno de los mejores lugares para ver y fotografiar la puesta de sol: con la esperanza de que la masa de turistas ya haya emprendido el camino de regreso a sus alojamientos, podrás disfrutar, si el tiempo lo permite, de una vista fabulosa.

Breanan Mór

Éste es el nombre gaélico del afloramiento rocoso de la Torre de O’Brien, probablemente el resultado del desplome de un acantilado en la antigüedad.

Forma una parte importante del horizonte de los Acantilados: tiene unos 70 metros de altura y se puede ver de cerca en las excursiones en barco desde Doolin para admirar los acantilados desde el mar. Recientemente se hizo famoso por ser el telón de fondo en una escena de la película Harry Potter y el Príncipe Mestizo.

El sendero de los gusanos

Muchos turistas ignoran que, al caminar por el sendero pavimentado desde el centro de visitantes, en realidad están caminando sobre una antigua prueba prehistórica. De hecho, en las losas hay impresas huellas de serpientes, señal indeleble del paso de antiguos animales invertebrados de hace 320 millones de años.

Un poco más adelante, también hay una losa de arenisca, que todos los turistas utilizan para las fotos más aventureras. Aquí, un ojo atento verá unas marcas negras de unos 2 cm: son fósiles de Goniatitida, un animal submarino prehistórico que vivió en las profundidades del océano.

La Cueva del Gigante

Durante las excursiones en barco, se pueden ver numerosas cuevas situadas bajo los acantilados.

La mayor es la Cueva del Gigante, una cavidad de unos 100 metros de altura, que es muy impresionante admirar de cerca: también se puede vislumbrar desde la Torre de O’Brien.

Frailecillos

Probablemente la mayoría de los turistas se lanzan a los senderos para avistar la más famosa de las 29 especies de aves que habitan los Acantilados de Moher, los frailecillos.

Son aves simpáticas de plumaje negro y picos de colores, que anidan en los acantilados sobre el mar y descansan entre las flores. Verás cientos de ellos y te encantará su aspecto curioso y amistoso, nada intimidado por la presencia del hombre.

¿Cómo se formaron los Acantilados de Moher?

La formación de los Acantilados de Moher se remonta a unos 320 millones de años. En aquella época geológica llamada Carbonífero Superior, la zona de los actuales acantilados era más cálida que las zonas circundantes y estaba situada en la desembocadura de un río. En su descenso hacia el mar, el río trajo consigo lodo y arena que, con el tiempo, se depositaron, formando las diversas capas que hoy hacen tan característicos los Acantilados de Moher.

Si observas desde los distintos miradores disponibles, te darás cuenta de que las caras de los acantilados están compuestas por muchas capas superpuestas de roca (llamadas pizarra, arenisca y roca sedimentaria). En los puntos donde el corte es pronunciado, podrás admirar la historia de su formación geológica, que ha durado millones de años, una especie de viaje virtual a la evolución del suelo terrestre en esta zona.

Los senderos de los Acantilados de Moher

Una vez pasado el centro de visitantes, comienza un corto sendero de baldosas apto para todos los públicos que bordea los acantilados, ideal para admirar las vistas más espectaculares del lugar. Se trata de un sendero de 600 metros de longitud con plataformas de observación a lo largo del borde del acantilado, que permite al visitante disfrutar de un maravilloso paseo con total seguridad.

Sin embargo, hay otros senderos que te permitirán visitar los Acantilados sin las masas de turistas. Desde cualquiera de los extremos del lugar, puedes aventurarte por los caminos de tierra para admirar los acantilados desde bellos miradores.

Paseo Costero de los Acantilados de Moher

El Paseo Costero de los Acantilados de Moher une los animados pueblos de Liscannor y Doolin, pasando por los Acantilados de Moher. Tiene unos 20 km de longitud y se tarda 5/6 horas en completarlo en su totalidad.

El tramo que va hacia el norte desde los Acantilados de Moher conduce al pueblo de Doolin. Se trata de un sendero de extraordinaria belleza y dificultad media-alta, apto sobre todo para excursionistas experimentados: para llegar al pueblo, recorrerás unos 8 km, en dos horas de ida.

El tramo desde los Acantilados de Moher hacia el sur, en dirección a Hags Head, no es demasiado difícil. La mayor parte de la ruta es relativamente llana, de 5,6 km, y se tarda entre 1,5 y 2 horas en completarla. La ruta ha sido mejorada recientemente, aunque después de 1 km, el terreno se vuelve accidentado y desigual en algunos lugares.

Distancia y tiempo a pie

Descargar mapa de la ruta costera de los acantilados

Los senderos de los Acantilados de Moher son desafiantes y pasan por lugares sin barreras ni barandillas, a menudo sobre el mar, con subidas empinadas y bajadas pronunciadas con pasos estrechos. Por esta razón, sólo son adecuados para senderistas con un buen nivel de forma física: no se recomiendan para niños menores de 12 años, y están prohibidas las bicicletas y los perros.

Es importante llevar un buen calzado de senderismo y ropa adecuada para el sendero, que no debe realizarse en condiciones meteorológicas adversas. Ten en cuenta también que el sendero atraviesa algunas propiedades privadas y prados donde pasta el ganado: ser respetuoso es esencial.

Ten en cuenta que las condiciones meteor ológicas pueden cambiar repentinamente: los fuertes vientos pueden convertirse en torbellinos en cuestión de minutos, azotando peligrosamente las secciones más altas del acantilado. Además, puede levantarse repentinamente una espesa niebla que cause mala visibilidad. Es aconsejable salir sólo en condiciones meteorológicas excelentes y debidamente equipado.

Cuándo ir a los Acantilados de Moher

La mejor época para visitar los Acantilados de Moher es sin duda la primavera y el verano, cuando el tiempo es más clemente, pero también es la época más concurrida por los turistas. Hay que recordar que, en cualquier caso e independientemente de la estación, el tiempo en los Acantilados es impredecible . Puedes pasar rápidamente del sol, a la lluvia o a una espesa niebla que impida la visibilidad, en cuestión de minutos. Por tanto, te aconsejamos que vengas preparado para todo tipo de tiempo, con un buen chubasquero y un par de botas de montaña.

Ten en cuenta que los Acantilados de Moher se encuentran entre las atracciones más visitadas de Irlanda y es muy raro encontrar pocos turistas allí. Ten en cuenta, sin embargo, que hay momentos en que las multitudes alcanzan picos muy altos: aparte de julio y agosto, las horas más concur ridas son entre las 11.30 y las 15.00, los sábados y domingos, los días festivos y durante las vacaciones escolares.

Los momentos del día más memorables y con menos gente son las visitas al amanecer y al atardecer. Con menos turistas y menos colas, puedes disfrutar de los senderos pavimentados mientras admiras el juego de luces y los sonidos del mar, los pájaros y el cielo con una visita nocturna a la Experiencia de los Acantilados de Moher.

Entradas y aparcamiento

En los Acantilados de Moher hay una tarifa de entrada que incluye el aparcamiento (seguro e ilimitado), la entrada a la Experiencia del Visitante y a la Torre de O’Brien, así como algunos servicios como estaciones de recarga de agua, consigna de equipaje, aplicación gratuita y audioguía. Los niños menores de 12 años no pagan entrada.

Sin embargo, si no te interesa entrar en el centro de visitantes y no necesitas el aparcamiento, el acceso a los Acantilados de Moher es totalmente gratuito. Éste es el caso, por ejemplo, si llegas en transporte público o a pie por el Paseo de la Costa.

Ten en cuenta también que no hay otros aparcamientos ni plazas suficientes en la zona para dejar tu coche, por lo que si llegas en coche tendrás que pagar una entrada.

Horario de apertura

Los acantilados están siempre abiertos. Los horarios de apertura y cierre se refieren al Centro de Visitantes y al aparcamiento. Quienes deseen permanecer más allá de estos horarios, podrán salir del aparcamiento utilizando la barrera automática.

El Centro de Visitantes de los Acantilados de Moher está abierto todo el año excepto los días 24, 25 y 26 de diciembre. De noviembre a febrero está abierto de 09.00 a 17.00, marzo, abril, septiembre y octubre de 08.00 a 19.00 y de mayo a agosto de 08.00 a 21.00.

La Torre de O’Brien abre todos los días, pero el horario varía según la época del año. El horario de apertura de la torre puede estar sujeto a cambios por motivos operativos o meteorológicos.

Recorridos en autobús desde Dublín y Galway

Las excursiones organizadas en autobús son la solución ideal para quienes no quieren alquilar un coche. Sólo tienes que subirte y te llevarán hasta la entrada del centro de visitantes.

Estos recorridos siempre incluyen el coste de la entrada.

Visitas desde Dublín

Visitas desde Galway

Hoteles cerca de los Acantilados de Moher

La mayoría de los turistas se conforman con una visita apresurada en poco tiempo, muy a menudo apretujados en una apretada agenda en una excursión que comienza en Dublín. A quienes decidan pasar más tiempo allí, les recomendamos dormir en la zona, para poder admirar los Acantilados en soledad al atardecer o al amanecer, los momentos más pintorescos del día.

El pueblo pintoresco más cercano donde alojarse es Doolin, un puñado de casas de colores que ofrecen abundante alojamiento y pubs donde relajarse al final de un largo día al aire libre. Como alternativa, puedes elegir Liscannor, igualmente cerca pero en dirección sur, o, aunque a hora y media, la animada Galway.

Buscar
Ofrecemos las mejores tarifas Si encuentra menos, le reembolsaremos la diferencia.
Cancelación gratuita La mayoría de los alojamientos le permiten cancelar sin penalización.
Asistencia telefónica h24 en español Para cualquier problema con el hotel, Booking.com lo resolverá.

Hoteles y B&B en Doolin

Habitacion
West Haven House
Doolin - Doolin ToomillinMedidas extra sanitarias
9.5Excepcional 1.482 opiniones
Reservar
Hotel
Fiddle + Bow Hotel
Doolin - DoolinMedidas extra sanitarias
9.2Fantástico 505 opiniones
Reservar
Hotel
Doolin Inn
Doolin - Doolin InnMedidas extra sanitarias
9.1Fantástico 472 opiniones
Reservar

Hoteles y B&B en Liscannor

Habitacion
Vaughans Anchor Inn
Liscannor - Liscannor
9.0Fantástico 820 opiniones
Reservar
Hostales y Pensiones
Aiteall Boutique Accommodation
Liscannor - LiscannorMedidas extra sanitarias
9.8Excepcional 298 opiniones
Reservar
Casa de vacaciones
Bay View House
Liscannor - Rockmount Liscannor Bay View House
9.7Excepcional 120 opiniones
Reservar

Cómo llegar a los Acantilados de Moher

La mayoría de los turistas visitan los Acantilados de Moher como escala en un viaje turístico por la isla, pero también es posible visitar los Acantilados de Moher en una excursión de un día empezando (muy temprano) desde Dublín o mucho más cómodamente desde Galway.

La solución más práctica y recomendable es llegar por tu cuenta en coche, pero, como veremos más adelante, también hay otras buenas alternativas para quienes dispongan de poco tiempo o no tengan ganas de conducir.

Sin embargo, no recomendamos coger el tren, que supone un larguísimo viaje de cinco horas con varios transbordos hasta Galway y un tramo final en autobús: prácticamente un viaje de la esperanza. Tampoco es recomendable llegar a los Acantilados de Moher en autobús. Debes tomar el autobús número 300 desde Dublín City South hasta Ennis y luego el 350. En total, estás hablando de unas 5 horas desde Dublín.

Si no vas a alquilar un coche, la mejor alternativa, como verás más adelante, es unirte a una excursión organizada en autobús que te recoja en Dublín/Galway y te lleve directamente a los Acantilados.

Acantilados de Moher en coche

Alquilar un coche para llegar a los Acantilados de Moher es sin duda la solución más cómoda: te permitirá visitar el lugar con total autonomía y libertad de horarios, quizá incluso a horas en que la mayoría de los turistas ya se han marchado.

La distancia entre Dublín y los Acantilados de Moher es de unos 270 km, si en autobús tardas unas 4 horas, en coche el tiempo necesario baja a sólo 3 horas, con la posibilidad de parar donde quieras y volver a salir sin limitaciones de tiempo. Más cómodo aún, por supuesto, si partes de Galway, en cuyo caso sólo tardarás 1,5 horas en coche en recorrer los aproximadamente 75 km de distancia hasta los Acantilados de Moher.

Para llegar a los Acantilados de Moher desde Dublín en coche, sigue la autopista M6, dirección Galway: desde aquí toma la M8 hacia Limerick, toma la salida 16 y luego la R458/Loughrea/Gort. Sigue por la R460, continúa por la R476 hasta Doolin y finalmente por la R478 hasta los acantilados.

Una vez en el centro de visitantes, deja el coche en el aparcamiento, cuyo coste está incluido en el precio de la entrada.

¿Por qué reservar con nosotros?

  • El mejor precio
  • Sin tasas por modificar
  • Sin comisiones
  • Atención al cliente las 24 horas
  • Hertz
  • Europcar
  • Budget
  • Avis
  • National
  • Sixt

Informacion util

Dirección

Cliffs of Moher, Lislorkan North, Liscannor, Co. Clare, V95 KN9T, Ireland

Contactos

TEL: +353 65 708 6141

Horario

  • Lunes: 08:00 - 21:00
  • Martes: 08:00 - 21:00
  • Miércoles: 08:00 - 21:00
  • Jueves: 08:00 - 21:00
  • Viernes: 08:00 - 21:00
  • Sábado: 08:00 - 21:00
  • Domingo: 08:00 - 21:00

Donde esta Acantilados de Moher

Los impresionantes Acantilados de Moher se encuentran en la costa oeste de Irlanda, a lo largo de la Vía Salvaje del Atlántico, rodeados por el fabuloso paisaje del Burren. Los acantilados están a unos 75 km de Galway, 260 de Dublín y 177 de Cork.

La ciudad más cercana es el pequeño pueblo de Doolin, a sólo 9 km al norte, mientras que el aeropuerto más conveniente es el Aeropuerto Internacional de Shannon, aunque con pocas conexiones, a unos 60 km.

Alojamientos Acantilados de Moher
¿Buscas un alojamiento cerca de Acantilados de Moher?
Pulse aquí para ver todos los alojamientos disponibles cerca de Acantilados de Moher
Ver disponibilidad