Valle de Boyne

El valle del Boyne, conocido como Brú na Boinne, es la cuna fluvial de la civilización irlandesa y alberga algunos de los monumentos prehistóricos más impresionantes de Europa.
Buscar Hoteles, Apartamentos y Casas
Buscar

El valle del Boyne, conocido como Brú na Boinne («palacio del Boyne»), es el valle fluvial cuna de la civilización irlandesa. Durante la Edad de Piedra fue colonizado y se convirtió en el núcleo de población más importante del país.

En la zona se encuentran los restos de antiguos yacimientos de esta civilización, que, aunque sólo podía utilizar herramientas de piedra y madera, construyó uno de los monumentos prehistóricos más impresionantes de Europa.

Los monumentos neolíticos más importantes son tres tumbas de paso: Newgrange, Dowth y Knowth, de las cuales la primera es sin duda la más grandiosa.

Qué ver en el valle del Boyne

Newgrange

1Newgrange, Newgrange, Donore, Co. Meath, Irlanda (Sitio web)

A unos ocho kilómetros de Drogheda, junto al río Boyne, se encuentra uno de los yacimientos arqueológicos más extraordinarios de Europa.

Las espectaculares tumbas prehistóricas de Newgrange han sido reconocidas como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Aquí se pueden ver los restos de unos 40 túmulos funerarios y tumbas de paso, testimonio de la presencia y actividad humanas en esta zona. Newgrange y Knowth son los dos yacimientos que pueden visitarse desde el Centro de Visitantes de Newgrange.

Dentro del centro, puedes visitar la zona de exposiciones que explica la dinámica de la sociedad neolítica: vestimenta, alimentación, construcción de monumentos, materiales de construcción y los distintos lugares de origen, modos de transporte y simbolismo. Desde aquí, un autobús lanzadera te lleva a las zonas en pocos minutos. La visita es guiada y dura aproximadamente una hora por cada yacimiento.

Knowth

2Knowth, Co. Meath, Irlanda

Knowth supera a Newgrange en la cantidad de sus tesoros, ya que alberga dos tumbas de paso rodeadas de dieciocho tumbas más pequeñas.

En resumen, la mayor concentración de arte megalítico de Europa.

Desgraciadamente, no se puede acceder a las dos tumbas principales, pero se pueden visitar algunas de las que las rodean.

Colina de Tara

A 10 km al suroeste de Newgrange está la Colina de Tara, un lugar cargado de historia, ya que fue el centro político y espiritual de la Irlanda gaélica y la sede de los Ard-Ris, los Altos Reyes de Irlanda que se hicieron coronar aquí hasta el siglo XI.

En la actualidad, los apartamentos reales sólo se reconocen por unos pocos vestigios en el suelo y sólo con un plano del yacimiento arqueológico se puede imaginar el tamaño y el aspecto de este antiguo lugar sagrado.

La zona está llena de lugares que visitar y ofrece unas vistas espectaculares del valle y de las fértiles llanuras de Meath.

Trim

La ciudad de Trim es una de las más agradables del condado de Meath, famosa sobre todo por su castillo de Trim.

Fortaleza normanda a orillas del río Boyne, marcaba uno de los límites del Pale. El término Pale se refiere al territorio alrededor de Dublín bajo dominio inglés desde la época normanda hasta la de los Tudor. Sus límites variaron a lo largo de los siglos, alcanzando su mayor extensión cuando abarcaba el territorio de Dundalk a Waterford.

Los habitantes del Pale se consideraban depositarios de los valores ingleses y eran leales partidarios de la Corona. Esto ensanchó la brecha entre la mayoría gaélica y los angloirlandeses. Incluso después de su desintegración, el Pale siguió existiendo como concepto y, hasta hoy, la expresión «más allá del Pale» se refiere a quienes viven al margen de la sociedad.

Slane

Slane es un bonito pueblo de casas georgianas, atravesado por el Boyne y dominado por la Colina de Slane, una colina donde, según la tradición, San Patricio encendió un fuego de Pascua en el año 433 d.C. Este acontecimiento tiene una importancia simbólica, ya que marcó el triunfo del cristianismo sobre el paganismo.

Pero el pueblo es más famoso por el castillo de Slane, cuyos enormes jardines acogen anualmente importantes conciertos internacionales, como los de U2 y los Red Hot Chili Peppers.

Las ruinas de la cima de la Colina de Slane datan del siglo XVI y se cree que pertenecieron a una iglesia y un colegio. Desde la cima de la Colina de Slane hay magníficas vistas de todo el valle del Boyne. Cerca de la cima se encuentran los restos de la Iglesia del Convento (1512), incluida la torre y su empinada escalinata. En el cementerio hay una inusual tumba paleocristiana con una lápida de doble inclinación. Se dice que es el lugar de enterramiento de San Erc, el mejor amigo y discípulo de San Patricio, que lo nombró obispo de Slane.

Navan

Navan, que en gaélico significa «la cueva», está situada en una zona montañosa al noroeste de Dublín, en la confluencia de los ríos Boyne y Blackwater.

Es la principal ciudad del condado de Meath, y debe su fama a la cercana Donaghmore, donde se cree que San Patricio, patrón de Irlanda, fundó su primer monasterio. Del antiguo complejo aún pueden verse una torre redonda del siglo X, una iglesia del siglo XV y, en el exterior, algunas tumbas de los primeros cristianos.

No muy lejos, en Bactive, hay una abadía cisterciense fundada en el siglo XVI por los monjes de Mellifont.

Kells

Indicada en las señales por su nombre irlandés, Cenannus Mòr, Kells es una pequeña ciudad situada a lo largo de la N25.

Se ha hecho famosa por ser uno de los principales centros religiosos de Europa Occidental y por el Libro de Kells, una Biblia iluminada considerada uno de los libros más bellos y valiosos del mundo, que ahora se conserva en el Trinity College de Dublín.

Contempla el monasterio, la torre redonda, las cruces celtas del siglo XVIII y la casa de San Columba.

Clonard

En Clonard, en el año 520 d.C., San Finián se convirtió en obispo y fundó un monasterio que más tarde se convertiría en uno de los centros educativos más importantes de Europa.

Aquí se encuentra una de las primeras catedrales construidas en el condado, que data de la época de Clonmacnoise.

Mapa

En el siguiente mapa puedes ver la ubicación de los principales lugares de interés de este artículo

Ruta del Valle del Boyne

Recorrido: 155 km | Duración: 2 días

Un interesante viaje al corazón de la historia antigua de Irlanda, entre yacimientos arqueológicos, vestigios de un pasado glorioso y fascinantes castillos.

Newgrange – Slane – Navan

Comienza la ruta desde el Centro de Visitantes Brú Na Boinne, en el pueblo de Donore, al que se llega por la N51 viniendo de Drogheda. Aquí se encuentran las antiguas y espectaculares tumbas en galería de Newgrange, Knowth y Dowth.

También es el lugar donde se libró la Batalla del Boyne.

Para una excursión a la orilla del mar, visita las dunas de arena de Mornington, tomando la carretera de la costa que tiene un suave paisaje costero hasta Clogherhaed, un pequeño puerto costero irlandés con una playa tranquila y bonita.

No olvides visitar el monasterio de Monasterboice fundado por San Boecio y, si tienes tiempo, ve a ver Old Mellifont, las ruinas de la primera Abadía Circense de Irlanda.

Una vez que salgas de Newgrange, dirígete hacia Slane por la R163. Antes de llegar a Slane te encontrarás con una pequeña casa de campo: aquí nació Francis Ledwidge, el poeta de la Primera Guerra Mundial. La casita es ahora un museo que lleva el nombre del artista. Atraviesa Slane, un pueblecito al borde de una gran finca, caracterizado por algunas hermosas casas georgianas.

El castillo de Slane no merece una visita por dentro: destruido por un incendio, ha sido restaurado en un estilo moderno. Una curiosidad: el castillo ha servido de excepcional telón de fondo a conciertos de grandes nombres de la escena musical, desde Bruce Springsteen a Madonna, Robbie Williams o Queen han actuado aquí.

Si quieres dar un agradable paseo, cerca de la entrada de visitantes hay un sendero que conduce a la Colina de Slane, desde donde la vista se extiende hasta el mar y también hasta las montañas de Wicklow.

Al entrar en Navan, la ciudad más grande del condado de Meath, te sorprenderá de inmediato la gran variedad de tiendas, restaurantes, pubs y hoteles, excelentes para pernoctar aquí. El Great Mote, a las afueras de la ciudad, ofrece las mejores vistas de la campiña circundante. También están aquí el hipódromo de Proudstown Park y el estadio de galgos de Boyne Valley.

Navan – Kells – Trim – Tara

En este punto, continúa hacia Kells, a través de una zona cargada de historia. En Kells, busca la famosa Cruz Alta Celta. La ciudad también es famosa porque aquí se produjo el Libro de Kells, que ahora se conserva en el Trinity College de Dublín.

También merecen una parada los Cairns de Loughcrew, unos 30 túmulos funerarios y un centenar de piedras grabadas situados en la llamativa Sliabh Na Caillighe, o montaña de la hechicera. De hecho, aquí se originó una curiosa leyenda: una bruja, convencida de que podría convertirse en la reina de Irlanda si conseguía volar de colina en colina llevando una carga de piedras, intentó la hazaña. Lanzando las piedras desde arriba, cayó y pereció desastrosamente en una de las colinas.

La siguiente parada es el castillo de Trim: la fortaleza anglonormanda más imponente y mejor conservada de Irlanda.

Otra visita obligada es laColina de Tara, sede de los reyes de Irlanda y corazón de la civilización celta.

Los aficionados a la historia pueden dirigirse al Sitio de la Batalla de Boyne, el campo de batalla entre los ejércitos de Guillermo de Orange y Jaime II.

Artículos relacionados

Newgrange

Newgrange

Newgrange es uno de los yacimientos arqueológicos más extraordinarios de Europa, Patrimonio Mundial de la Unesco: una gran tumba de corredor de excepcional belleza.
Colina de Tara

Colina de Tara

La colina de Tara es un lugar cargado de historia, centro político y espiritual de la Irlanda gaélica, donde durante siglos fueron coronados los Altos Reyes de Irlanda.
Castillo de Trim

Castillo de Trim

El castillo de Trim, hoy en ruinas, era el mayor castillo anglonormando de Irlanda, una fortaleza defensiva en el río Boyne.
Castillo de Slane

Castillo de Slane

El magnífico castillo de Slane domina el río Boyne y su enorme finca se ha convertido en el escenario perfecto para grandes conciertos internacionales de música.